martes, 30 de septiembre de 2008

Trio


Le conocí un día como cualquier otro, vagando por internet; desde el principio se notaba a leguas que no eras muy brillante y honestamente tus actitudes y tu personalidad no me agradaban.

Cierto día me citaste para conocernos, asumiendo que terminaríamos odiándonos, decidí conocerte y terminar con la amistad de una buena vez por todas, la cita fue un miércoles, salimos a caminar por la avenida Chapultepec; ya es por todos bien sabido que amo el arte y sobre todo la pintura.

Así que caminamos sin sentido admirando los cuadros y fotografías que ufanamente posaban ante nosotros, tuviste la sensata idea de ir al cine, ya que siendo miércoles estaría un poco más accesible el precio. Yo consciente de que no traía mucho dinero en la bolsa accedí.
Llegamos al cine y para no extender la historia mucho, terminaste besándome en la sala del cine, y yo por supuesto correspondí tus cadenciosas caricias y besos. Cuando te conocí al principio no me gustabas ni atraías físicamente, pero cuando termino el día seguías igual, sin atraerme!

Seguimos saliendo, poco a poco las caricias iban subiendo de tono y los paseos eran más frecuentes cada vez, después de un tiempo dejamos de salir a lugares que nos fueran placenteros a ambos y terminamos frecuentándonos en un cuarto que rentabas, ya que no eras de la ciudad.

Honestamente no puedo mentir, me agradaba sentir tu cuerpo sobre el mío y como tus manos exploraban mi anatomía aun inocente y sin experiencia, me excitaba el pensar que nos veríamos de nuevo y me preguntaba ¿qué haremos está vez?
Así pues, decidimos tener una relación solamente basada en el sexo que nos proporcionábamos. Sin ningún tipo de compromiso, pero por supuesto con sus obligaciones, deberes, alcances y limitantes, siempre me he jactado de ser una persona obsesiva compulsiva & como tal, tenia que marcarte pautas que ambos debíamos respetar, la más importante y única que mencionare era que jamás deberíamos meternos con otra persona, ya que ambos sosteníamos relaciones sin preservativo (ahora que lo pienso, fue algo estúpidamente arriesgado, pero rico)

Pero desafortunada o afortunadamente el tiempo es inexorable, y cada que el reloj avanzaba más, yo sentía una insatisfacción muy grande cada que nos reuníamos, y hasta la fecha desconozco el motivo, un día conocí a Edgar, y del mismo modo que contigo comenzamos a salir, solo que recordando la más valiosa de nuestras reglas, no accedí a pecar de manera carnal con él, sino por el contrario, se me ocurrió una idea que hasta la fecha no sé como me atreví a llevarla a cabo.

Llegue un día a tu cuarto y te comente sobre la existencia de Edgar, y te propuse un trió. Después de pensarlo y meditarlo alrededor de una hora, dijiste que por curiosidad accederías; llego la fecha acordada y nos reunimos todos en tu habitación.

En cuestión de minutos el frenesí comenzó, las ropas empezaron a caer al suelo y desde luego los sonidos que son comunes en esas escenas hicieron presencia, solo diré que me toco ser la persona que estaba en medio, y verdaderamente lo disfrute mucho, hubo un tiempo en que no supe de mi!

Estaba completamente perdido en el éxtasis de la situación!

Desde luego que como ya es costumbre no diré más detalles

Irónicamente a la fecha, los que siguen teniendo sexo constantemente son tú y Edgar

Mientras que yo, deje de tener algún tipo de contacto con ustedes dos.

3 comentarios:

Raúl dijo...

Tan elocuente como siempre colega, y recuerde:

"El amor duda lo que dura dura"

ah no perdón, esa no es mi frase es:

"No importa quienes somos, sino lo que podemos hacer"


Saludos cordiales!

Alejandro Bercini dijo...

Ay eso de los tríos es taaan complicado, y no me refiero únicamente en materia sexual, sino en cualquier tipo de relación, ya sea laboral, amistosa, familiar, etc.

Es común que suceda eso, sobre todo con los "mejores amigos", no falta que luego a uno lo cambian por otro nuevo, mejorado y remasterizado "mejor amigo".

Debería doler, supongo que sí, pero tal vez (aunque esté mal o no) prefiero dejar ir las cosas y no molestarme por ese tipo de asuntos. Esas actitudes solo demuestran quién está contigo y quién no. Punto.

Saludos desde Neverland.

Free dijo...

Q este no es viejo ya?