jueves, 20 de noviembre de 2008

[ Eros - Cupido ]

Si de repente perdemos el apetito y sentimos molestias estomacales que no nos dejan en paz, la mayoría de nosotros no dudamos en acudir al médico. Pero si desde hace algún tiempo no tenemos ganas de hacer el amor y nuestra libido anda por los suelos pasamos por alto y no le damos importancia.

En la visita periodica al ginecólogo, una mujer puede comentarle que ha notado alteraciones en el flujo o que la última regla ha sido más abundante; pero le esconde que últimamente su vagina no se lubrica bien durante la excitación erótica o que ahora le cuesta más trabajo tener orgasmos.

Un aficionado al futbol puede salir disparado al traumatólogo por molestias en la rodilla después del último partido; pero esquiva los invites eróticos de la compañera por miedo a sufrir otro episodio de falta de erección

Incluso hay gente terriblemente escrupulosa y obsesionada con la limpieza e higiene, capaz de enojarse si se encuentra un pelo en su sopa; pero evita utilizar condón en los encuentros eróticos con desconocidos e incluso prefiere hacerlo de ese modo.

Aunque el conocimiento en materia de sexo ha subido, sobre todo entre los jóvenes que han recibido clases de educación sexual en la escuela, la población en general no pasa la prueba, los prejuicios, prohibiciones, represiones, mitos y tabúes grabados en la mente colectia durante siglos han menoscabado la dimensión real del erotismo humano, hasta el extremo de contemplar la sexualidad como algo enfermizo y morboso. Destinado exclusivamente a la procreación.

Pero la realidad es muy diferente; el sexo es fuente de placer y de salud. Numerosos estudios apuntan que hacer el amor de forma cotidiana
- alarga la vida

- mejora la actividad cardiaca

- refuerza la resistencia frente al dolor

- robustece al sistema inmunológico
- incluso aleja a los fantasmas de algunos canceres

- ¿es necesario decir que funciona como antidepresivo?


¿cuántas personas realmente se plantean en serio que ejercitar su sexualidad es tan beneficioso para la salud como el ejercicio físico, tener una dieta equilibrada o dormir un mínimo de ocho horas al día?
Probablemente muy pocas

A diferencia de los animales, el acto sexual en el ser humano es algo más que el puro sexo bestial de procreación. Efectivamente, es también un sexo de relación, un diálogo físico y una actividad lúdica que refuerza los lazos de la pareja. Es por ello que las alteraciones eróticas tienen un gran impacto sobre el autoestima y la calidad de vida de quienes las padecen

Es necesario crear una "cultura del sexo" desde la infancia, evitar la estigmatización y la eliminación de prejuicios e introyectos. sólo así podremos alcanzar un nivel de educación sexual elevado como los países primer-mundistas.


Texto homenaje a Anabel Ochoa; Psicóloga, Psiquiatra, Médico y sexologa.

murió el miércoles 19 de noviembre del 2008 a causa de un derrame cerebral

Excelente psicóloga, maravillosa mujer y una sexologa sin igual. Descansa en paz Anabel Ochoa

2 comentarios:

ADN, eL MoRb0sO dijo...

Gracias a Dios... yo he sido un calenturiento de primera y no he sufrido (aún) de disfunción, cero líbido o problemas con mi 'amigo'


Y sí, de plano comparto el que la cultura sexual es algo que pese a que les duela a los puritanos, se debe de difundir, luego ahí tenemos los cánceres y/o problemas psicológicos...

Aplaudo y me quito el sombrero por el merecido homenaje a la simpática Anabel Ochoa.


^_^


Saludos.

joseph stam dijo...

muy bien hecho su homenaje.

si de hecho comparto su opinión acerca de la educación sexual, paar evitar problemas de salud más graves.

ya extrañaba sus post.

saludos!!