domingo, 13 de abril de 2008

Las "crónicas" de Narnia



Arribé a tú casa aproximadamente a las diez de la noche del sábado 13, te mande un mensaje a tú celular cuando yo estaba en la puerta de tú casa.

Saliste y me abriste la puerta, a esas horas ya habían puesto el pestillo de la puerta y tuviste que usar tus llaves, me dijiste que me pasara, pero a mi me daba pena por que allí estaban tus compañeros de casa y la señora que te renta, insististe en que no habría nadie, que todos estaban en sus habitaciones.










Decidí entrar a la casa y me di cuenta de que tenías razón, la casa parecía estar sola, no había ni una sola alma y ningún sonido que perturbara la tranquilidad de la residencia,
Subimos a tu habitación y para variar yo tenía mucho calor, para mi sorpresa tu habitación no tenia un ventilador o aire acondicionado, así que decidí controlar mi respiración de manera que me tranquilizara y dejara de tener calor.






Pusiste una película en tu computadora y nos acostamos a verla, de inmediato comenzaste a acariciarme el pelo y a abrazarme cariñosamente, evidentemente soy un humano y tengo necesidades.

Así que correspondí las caricias y el abrazo, poco a poco esas tiernas muestras de afecto se fueron tornando en algo más.
Intentaste besarme e instintivamente gire mi cabeza hacia otro lugar impidiendo que lo hicieras, intentaste otras dos o tres veces más, pero al final termine cediendo a tus suaves, tersos e irresistibles besos.

Lentamente comencé a levantarte la camisa; hasta que por fin logre quitártela. Al mirar tu cuerpo semidesnudo mi mente se imagino mil y una cosas que podría haber hecho contigo, pero tome la decisión de irme lentamente (apenas eran las diez y media)
Entonces comencé a jugar y a recorrer todo tu cuerpo al mismo tiempo que te besaba, fusionando nuestras almas en una misma y alcanzando la nirvana, tomados de la mano

Me parecía bastante incomprensible como tu anatomía encajaba perfectamente en la mía, como si hubiéramos estado hechos el uno para el otro, el como tus besos se quedaban plasmados en mi cuerpo, dejando una marca que hasta el día de hoy no se va, y honestamente no deseo que se vayan!











Pero si de marcas hablaremos:










¿qué mejor que la marca que me dejaste en el cuello?

Al final, ya ambos despojados de nuestras ropas, solos; en la penumbra de la noche. Donde solo nuestro profundo amor iluminaba la habitación. En ese frenesí de caricias, besos y demás.
Nos conocimos un poco más, nos acercamos un poco más e incluso creo que la pena desaparecerá ahora, al mirar tus ojos sentía como unas descargas de electricidad recorrían mi cuerpo, en cada “te quiero” mi cuerpo se estremecía más y más logrando que me retorciera del placer, ¿será que entre en obscuridad? Tus ojos encienden toda mi existencia.
Tengo el corazón como erupción de un volcan, tú me haces volar y olvidar la ley de gravedad!

Te quiero Jupa =)
es necesario decir... que fue el mejor sexo de mi vida?



























respecto al titulo de este post, así se llamaba la película que veríamos

6 comentarios:

michelle!! dijo...

esta chido
me gustaron los cambios
de humor a lo largo de la
redaccion del texto

joseph stam dijo...

jajaja

que xido
al menos alguien de los dos
es feliz
.....

las cronicas de narnia , fue el pretexto de entrada ya sabiamos a donde iba el asunto
jaja

Rodrigo Pujol dijo...

:::::::Hola, Genial tu blog. Y disfruta la vida. Un abrazo

Novo dijo...

hey....
las crónicas de narnia :|
qué intensooooo!!!
yo generalmente, si tengo visita
en el depa pongo Shortbus
o Raspberry reich
ya de jodido The fountain
o algo de Van Sant jajaja...
aunque ahora que recuerdo...
la última vez que tuve sexo
fue precisamente viendo
harry potter y la órden del fénix!
es cierto... estoy de acuerdo :D
jajaja, saludos!!

Dae dijo...

Me recordo algo.....
has leido El Banquete??? el discurso de Aristófanes sobre los tres sexos que habitaban la tierra

en lo personal, aun espero....

Púrpura dijo...

XD
Aja-já!